domingo, 29 de noviembre de 2015

Clásicos del Metal : Fifth Angel - Fifth Angel - 1986 -







Antes de la llegada del grunge, Seattle  nos había delegado una banda casi fundacional para el metal de los 80´s como lo fue Queensryche. Un par de años más tarde aparece Heir Apparent, que seguía claramente los lineamientos de la banda de Geoff Tate, la cual deja un par de discos por demás interesantes y casi al mismo tiempo emerge Fifth Angel.
Es el mismísimo Mike Varney quién les firma su primer contrato luego de la edición de un demo de cuatro canciones donde el potencial era una promesa más que latente. 
Para este debut, autotitulado y editado en 1986, de la mano de las guitarras de James Byrd y Ed Archer derraman una catarata de riffs asesinos cargados de técnica y melodía. A partir de ahí la banda se anota con uno de los mejores debuts que el genero haya deparado.
Desde el inicio de In The Fallout, estremecen los cimientos. Canciones simples, pero altamente agresivas y efectivas. Todo el disco esta bañado de un tinte épico que tiene su inequívoca señal en la portada del álbum, y que a través de canciones como Cry Out The Fools, Fifth Angel o Wings Of Destiny.
Si tuviera que describir a esta placa podría deci que la banda alcanzó una mixtura perfecta entre el power del metal americano y la fina melodía europea, y que en canciones como Call Out The Warning o la INMENSA Fade To Flames con esas guitarras maidenescas.
Por otra parte la mano de Terry Date ( Dream Theater, Overkill, Dark Angel, Soungarden) en la consola no hace sino sacar lo mejor de Fifth Angel consiguiendo un sonido impactante, sólido y atrapante.
Individualmente los músicos no solo están a la altura sinó que sin dudas logran una conjunción perfecta. La base conformada por Ken Mary en batería y Kenny Key en bajo es sencillamente monolítica. No en vano Mary luego continuaría un extenso derrotero con pasos por Alice Cooper, Chastain, Impellitieri, House Of Lords, entre otros. Y un párrafo aparte para el cantante Ted Pilot, dueño de un registro tremendo, con un rango vocal capaz de empalidecer a cualquiera. Sin dudas uno de los pilares de la banda y que debió haber tenido un lugar en las grandes ligas. Hoy, apartado del negocio musical, es un destacado otrodoncista en la ciudad de Seattle.
En el momento de la edición del disco y como consecuencia de las excelentes críticas recibidas, varias revistas del genero publicaron entrevistas a una banda que estaba lista y dispuesta y sin dudas, tenía con qué.







































Todo parecía encaminarse hacia algo verdaderamente grande, cuando empezó a tomar forma el Riding On The Wings Tour, el cual tenía por destino la Costa Oeste americana como acto central y algunas fechas a confirmar como soporte de Iron Maiden . Distintos factores asignados a la banda y factores externos dieron por tierra semejante posibilidad, a tal punto que Fifth Angel jamás llegó a realizar un show en vivo.
Es entonces cuando el bajista Kenny Kay deja la banda, ya que según Byrd, ya no tenía interés de seguir tocando. El mismo guitarrista reconoce que las líneas de bajo no fueron grabadas por Kay sino por Ed Archer. Para hacerse cargo de las cuatro cuerdas incorporan a John Macko.
Con todas esas vicisitudes a cuestas, y como resultado de la gran aceptación por parte de la prensa, CBS/Epic Records redobla la apuesta ofreciendo un contrato por la increíble cantidad de siete discos.
Lamentablemente de esa suma sólo se editaría Time Will Tell un dignísimo sucesor que venía a confirmar todo lo que el debut había insinuado y del que en otro momento nos vamos a ocupar.


Ken Mary (Drums) - John Macko (Bass) - Ted Pilot (Vocals) - James Byrd (Guitar)- Ed Archer (Guitar)


Sin dudas, estamos ante un disco único, que emergió en el momento justo, en plena vorágine metalera, pero que vaya a saber uno por que extraña razón quedó casi en el destierro
Debieron transcurrir más de 20 años para que algunos sobrevivientes de aquellos años dorados volviéramos a insistir acerca de las bondades de este disco.
Una perfecta analogía entre una composición e interpretación admirable.
A mi juicio, uno de los mejores 20 discos de la década del 80, y estamos hablando del momento de más abundancia del genero, lo que no es poca cosa.
Masterpiece !




















martes, 24 de noviembre de 2015

Whitesnake - Slip Of The Tounge - 1989 -

La edición de 1987 sin dudas fue el mojón que cambió el destino a la banda en cuanto la popularidad.
Y Si bien Whitesnake ya tenía ese rango de banda de culto, no fue hasta la edición de ese disco que la masividad golpeó a la puerta del bueno de David. 
Amo y señor Coverdale no iba a desperdiciar la oportunidad de confirmar lo que el disco anterior le había deparado y por lo que tanto había bregado , entonces  era evidente que la idea sería intentar repetir la fórmula para lo cual decide reformar la banda una vez más y conforma otro verdadero dream team . 
En esta oportunidad Rudy Sarzo, Tommy Aldrige y Steve Vai son los elegidos para darle vida al nuevo trabajo. El único integrante que se mantenía junto al vocalista era Adrián Vandenberg que producto de una tendinitis no puede participar de la grabación y recién se reincorpora cuando la banda sale a presentar Slip Of The Tongue.
Si las cosas habían salido tan bien dos años antes, no había chances de cambiar demasiado ahora. El tema es que lo que en 1987 habían sido tapones de punta, en Slip Of The Tongue es apenas un trotecito.
El disco corre en desventaja desde un principio con su antecesor. De aquel furioso arranque con Crying In The Rain, Dad Boys y Still Of The Night, a este anodino comienzo con el tema título, Cheap And Nasty y la mediocre versión de esa gema Fool For Your Loving que pierde por escándalo ante el original.
Evidentemente la ausencia de John Sykes a la hora de componer, sin dudas le jugó en contra a Coverdale, quién a pesar de los esfuerzos y buenas intenciones no logra repetir la química que había logrado junto al ex Thin Lizzy, responsable absoluto de la esencia del renacer de la serpiente.

























De hecho a la hora del resultado final, no estoy seguro que las expectativas que había generado Steve Vai se hayan cumplido plenamente, ya que todo suena demasiado estructurado, como siguiendo los lineamientos que el jefe habría marcado. Solos cortos, previsibles, efectivos, pero carentes de emoción.
Si vamos canción por canción, el álbum queda en desventaja ante su predecesor a pesar que Now You´re Gone  y Sailing Ships son  momentos que brillan con luz propia y  Jugmendt Day nos vuelve a envolver con ese aroma tan sugestivamente Zeppelin
El resto no deja de ser un compendio de buenas canciones que quedan en deuda sabiendo la capacidad de los músicos que participan, como la previsible Kitten Got Clows o la insípida The Deeper The Love.
Sin embargo, lejos de ser un mal disco Slip Of The Tongue, navega en cierta intrascendencia ya que lejos de reforzar el potencial de 1987, lo estanca y lo deja a mitad de camino.





























Después de Slip, la banda entraría, a nivel discográfico, en un impasse prolongado hasta 1997,cuando editaron Restless Heart. De hecho, aquel show en el Estadio de Ferro allá en el Monsters Of Rock del año 97, fue una especie de despedida, que con el tiempo se comprobó no fué tal.
El tiempo, los cambios, los estilos fueron variando, pero sin dudas el Rey David ya tiene ganado su lugar en el olimpo.
Este disco quedará junto a 1987 como el intento de Coverdale de ganar la masividad, y de hecho en su momento, logró su cometido, pero sin dudas que aquellos que seguimos desde siempre la carrera de Whitesnake, cuando busquemos sonidos identificatorios, iremos a desempolvar los trabajos anteriores.

Whitesnake 1987-1990, cuando la imagen priorizó a la musica









jueves, 12 de noviembre de 2015

Falleciò Phil "Animal· Taylor -

Philty Animal Taylor - 21-09-1954 / 11-11-2015 - 
En el dìa de ayer, 11 de Noviembre, falleció después de una larga lucha contra su enfermedad el histórico baterìsta de Motorhead, "Philty Animal Taylor. La causa del deceso no ha sido informada.
Nacido el 21 de Septiembre de 1954 en Chesterfield, Inglaterra, Phil es el baterista por excelencia de la banda comandada por Lemmy Kilmister, a pesar de llevar casi 25 años fuera de la banda después de su participaciòn en 1916, placa que fuera editada en 1991.
Con casi una decena de discos grabados desde que remplazo a Lucas Fox Taylor, sin dudas supo ganarse el respeto de los seguidores quienes aún después de muchos años, siguen consagrándolo como EL baterista a pesar de los pasos de Pete Gill y sobre todo de Mikey Dee, quien lleva mas de 20 años tras los parches de Motorhead.
Carismático, irascible, Philty tenía el perfil idal para incorporarse a las huestes de Lemmy que por aquel lejano 1977 comenzaba a dar los primeros pasos con cierta firmeza dentro del espectro de la música dura. Una vez establecidos como un verdadero power trio es cuando entre 1978 y 1980 editan esa trilogía envidiable y que marca parte de la historia del heavy metal con los lanzamientos de Overkill, Bomber y Ace Of Spades, momento en el que la banda trepa al púlpito de los elegidos en el Reino Unido.
La confirmación llega de la mano de la No Sleep Till Hammersmith, el mitico disco en vivo que alcanzo el primer puesto en la lista de ventas en Inglaterra a mediados de 1981.
Todavia quedarían dos trabajos mas de estudio como Iron Fist y Another Perfect Day, antes de la partida de Taylor de Motorhead en 1983. Debieron pasar casi cinco años para que el baterista regresara a la banda y registrara dos plasticos mas : Rock And Roll en 1987 y 1916 en 1991, tras lo cual dejarla banda definitivamente.
Su periplo fuera de Motorhead no es lo que se puede llamar precisamente un suceso, pero esta claro que su esencia, su historia, su legado y sus pergaminos tienen sus bases en la banda del amigo Kilmister.
Conocida la noticia su es compañero de ruta Fast Eddie Clark recurrio a las redes sociales para dedicarle unas palabras en este momento tan especial.
"Mi querido amigo y hermano falleció anoche. Había estado enfermo por algún tiempo, pero que no por ello es más fácil cuando el tiempo llega finalmente.
"Conozco a Phil desde que tenía 21 y él era un infierno de un personaje. Afortunadamente, hemos hecho un poco de música fantástica juntos y tengo muchos buenos recuerdos de nuestro tiempo juntos.
"Descansa en paz, Phil!"

Lemmy - Phil - Fast Eddie, la quintaesencia del metal.


Valgan entonces estos parrados a modo de recuerdo a un baterista que desde su histrionismo, su carisma, pero por sobre todas las cosas su golpe seco y unico supo dotar de fuerza a una banda funcional para todos aquellos que estamos inmersos en este apasionante mundo de la musica pesada.
Amigo Phil...que en paz descanses y no dudes que dondequiera que estes, cada vez que suene Motorhead, sin dudas sera "Otro Dia Perfecto".

miércoles, 11 de noviembre de 2015

Efemérides del Metal - 10/11/1984 - Thunder Seven - Triumph -




Nacidos a la sombra de Rush, dada su condición de trío canadiense, Triumph bregó durante gran parte de la década del 70 por hacerse un lugar en el espectro del hard rock.
Después de una serie de discos por demás interesantes, es en 1981 con el estupendo Allied Forces que comienzan a expandir el horizonte del reconocimiento que refuerzan con la edición de Never Surrender dos años más tarde.
Para ese momento, empezaron a codearse con algunos de los grandes formando parte de la grilla del U.S. Metal Festival en el 83 junto a Motley Crue, Quiet Riot, Judas Priest, Ozzy, Van Halen y Scorpions, donde sorpendieron a propios y extraños.
Todo parecía encaminado, y para 1984, más precisamente un 10 de Noviembre como hoy, lanzan el que sería su séptimo disco, Thunder Seven.
Virando el sonido hacia un AOR pesado, por llamarlo de alguna manera, todo el plástico es un derroche de buen gusto y arreglos plagados de sutilezas, en especial a la hora de los arreglos vocales, lo que es evidente en esas perlitas Time Canon y Killing Time.
Y cuando de un enfoque más AOR, apunto a los estribillos irresistibles de canciones como Spellbound, la fabulosa Follow Your Heart, Rock Out Roll On o Strange In A Strange Land. Se lleva las palmas Emmett que una vez más hace gala de una garganta priviliegiada que en aquel mediado de década estaba, sin dudas en su mejor momento, como lo demuestra en la Zepelinezca Cool Down, y a la hora de empuñar una guitarra no tenía nada que envidiar a ninguna pseudo estrella del encordado, muy en boga en aquél momento, lo que queda demostrado en el track que cierra el disco Little Boy Blues. Gil Moore en bata y voz y Mike Levine a cargo del bajo y los teclados, cierran filas de gran forma.
La muñeca de Eddie Kramer a la hora de producir le da un plus que lo musical no necesitaba, pero que a la hora del balance final, eleva un poco más la estatura del disco.
Desafortunadamente, y con la crítica de su lado, las ventas no ayudaron y a pesar de los dignísismos intentos posteriores, la carrera de Triumph comenzaría un lento descenso, de que no volverían a emerger, al menos con las fuerzas necesarias com para reposicionarse.

Hoy Thunder Seven cumple 31. Sigue sonando tan fresco como en aquél lejano 1984.

Gil Moore - Rik Emmett - Michael Levine - 

martes, 10 de noviembre de 2015

Clásicos del Metal: Kiss - Music From The Elder - (1981) -






Noviembre de 1981, la banda de Simmons & Stanley, venían de apartarse considerablemente del estilo que los había llevado a la cima, coqueteando con sonidos que lejos estaban de su origen, con discos como Dynasty y Unmasked. Dichos coqueteos terminarían legando un clásico como Iwas Made For Loving You, que en su momento allá por 1979/1980 fue el tema que los popularizó al menos aquí en la Argentina.

Sin duda después de dichos discos, Kiss, ó mejor dicho sus mentores, pensaron en un paso siguiente más que que arriesgado para la siguiente producción: Un disco conceptual. Bajo la producción de Bob Ezrin que venía de producir The Wall, concibe a Music From The Elder cómo la punta de lanza de todo un concepto artístico (discos, películas, etc.). Como agregado tenemos el debut de Eric Carr tras los parches, luego de la huída de Peter Criss, amén de la disconformidad deAce Frehley en cuanto a la idea que Paul y Gene habían concebido. Como curiosidad, por así decirlo, tenemos la participación en algunas composiciones del mismísimo Lou Reed. El argumento básico de The Elder, implica la formación de un joven héroe (El niño) por el Consejo de Ancianos que pertenecen a la Orden de la Rosa, un misterioso grupo dedicado a la lucha contra el mal. El niño es guiado por un cuidador mayor llamado Morpheus. Las letras del álbum describen los sentimientos del niño durante su viaje, ya que supera sus dudas pronto para tener confianza y seguro de sí mismo. El diálogo sólo se habla se encuentra al final de la última pista, "I " Durante el trayecto, Morpheus proclama a los ancianos que el niño está listo para emprender su odisea.

Hoy a casi 30 años, no puedo menos que admirar lo que en su momento fue defenestrado, tanto por la crítica, como por los fans, que no podían entender ese aparente “fin de fiesta” que significaba este disco.
A lo largo de toda la placa encontramos aun Paul Stanley pletórico a nivel vocal,
(Just A Boy) y señales de madurez compositiva en canciones como Under The Rose, épica y oscura a la vez. Por otra parte quién podría haber dicho que I ó The Oath no fueran dignos exponentes de sus días más pesados. Indudablemente la producción predomina en todo momento los arreglos de cuerdas, las orquestaciones, dirigiendo al disco en un tono casi de leyenda, siendo sin dudas Odyssey el pico más alto de Music From The Elder Por otra parte Dark Light, es el único momento de Ace con el que es quizás el tema más flojo del disco, sobre todo porque no resiste la comparación ante la complejidad reinante en el resto la placa. A World Without Heroes, que originalmente iba a llamarse Every Little Bit of Your Heart, cuya letra es de Lou Reed, se trató por otra parte del primer video-clip de Kiss, emitido por la en ese entonces, recién nacida MTV. Sin dudas que el detalle bizarro de la lágrima de Gene al final de dicha canción es un perla en todo sentido.
El tiempo ha sabido poner este disco en su justo lugar, aún a sabiendas que sus mentores, hoy en día suelen menospreciarlo, al momento de hablar de lo que significó para ellos, sin embargo, tanto parte de la crítica como sus seguidores y público en general, ven hoy en Music From The Elder el intento de una banda de hard rock por adentrarse en terrenos mas arriesgados, para jugar una carta que mostró su real valor a través el tiempo. 



sábado, 7 de noviembre de 2015

Clásicos del Metal - Diary Of A Madman - Ozzy Osbourne - (1981) -



















Cuando se rompió el vínculo entre Ozzy y Black Sabbath luego de la edición del discreto Never Say Die, la incertidumbre se hizo cargo del futuro de ambos. Los constantes tropezones e idas y vueltas entre el cantante y la banda lleveba un par de años largos y como consecuencia el resultado final a la hora de crear no era el mismo que al comienzo.
Afortunadamente el escepticismo de disiparía cuando tanto Iommi como Osbourne mostrarían dos cartas de triunfo para emerger con fuerza y volver a posicionarse en el espectro del rock duro, una vez más.
La llegada de Dio a Sabbath, no solo recuperó la parte de la mística perdida sino que gestó una de esas obras atemporales del género como Heaven And Hell, pero en el caso del Principe de las Tinieblas, la movida tuvo que ver con Randy Rhoads el guitarrista que llegó cuando comenzó  a engendrar su propio proyecto.
Un año antes, con el mítico Blizzard Of Ozz, Ozzy comenzó a recuperar el terreno perdido con un fantástico disco debut que lo volvió a situar en un lugar de privilegio. 
Eran tiempos de la gestación de la New Wave Of British Heavy Metal, y los sonidos proveniente de los Marshall empezaban a ganar un espacio importante, ya no solo con el público sino con la critica también.
Ozzy sabía que el paso firme que había significado ese debut, tenía que ser consecuente con lo que vendría, y no estaba dispuesto a perder la oportunidad.
Diary Of The Madman es la confirmación que estábamos ante un guitarrista que había llegado para quedarse, y vaya si lo logró, aún cuando sin saberlo, este disco de transformaría en su epitafio.
Yendo a lo estrictamente musical no existen grandes diferencias entre este disco y su predecesor, pero sin dudas estamos ante la reafirmación de todo lo bueno que tenía Blizzard Of Ozz.
Todo suena más compacto, más maduro, y sin dudas es Randy el que eleva a Diary casi como un objeto de culto, gracias a un desempeño sencillamente inolvidable a lo largo de todo el plástico. 
El aire clásico y hasta barroco que arropan las melodías de canciones como You Can´t Kill Rock And Roll o la que bautiza el disco son casi una especie de carta credencial de un músico distinto. 
Y si bien es Rhoads quién se lleva la gloria, también es justo reconocer a la monolítica base que supieron conformar Lee Kerslake y Bob Daisley, sin la cual nada podría sonar tan contundente, tan pesado, tan propiamente Osbourne. Ambos músicos fueron despedidos después de la grabación del álbum y reemplazados por Rudy Sarzo y Tommy Aldrige quienes aparecen en la portada interior y en los créditos sin haber formado parte de la grabación. 
Otra de las virtudes de este fugaz proyecto es el haber delegado una serie de clásicos que a otros les hubiera llevado años. Hoy a casi 35 años de su lanzamiento, no dudaría en afirmar que los verdaderos clásicos de Mr. Madman de su prolífica carrera como solista están en sus dos primeros trabajos. Todo lo que vino después siempre quedó un par de escalones por debajo de lo que esos discos nos legaron.
Over The Mountain, Flying High Again, S.A.T.O, la bellisima Tonight, donde Randy despliega desde sus cuerdas lo mejor de su performance, redondean un disco que desde lo musical, y en especial lo sentimental atento lo sucedido con el guitarrista,  se transforma en un clásico ineludible de la música que nos identifica.


La tragedia y el destino le jugarían una mala pasada al amigo Ozzy, cuando el 19 de Marzo de 1982, en plena etapa de reconocimiento y mientras giraban presentando Diary, Randy Rhoads muere en un accidente de aviación.
Una vez más, el cantante se ve obligado a volver a encaminar su carrera y poco a poco volvería a emerger y consolidarse definitivamente.
A pesar de todo, la magia que supo encandilarnos en aquellos lejanos albores de los 80´s. es irrepetible.