jueves, 11 de octubre de 2012

Dokken - Broken Bones - 2012 -

Siempre tuve el convencimiento que el benemérito Don Dokken, jamás pudo empardar el nivel de sus discos, cada vez que George Lynch dejaba la banda. Y en este 2012, la historia vuelve a repetirse.
En su onceavo disco de estudio, Don intenta jugar las que seguramente serán sus últimas fichas con una placa que lamentablemente se queda a mitad de camino, a pesar de las buenas intenciones. Acompañado por su histórico baterista y amigo Mick Brown, el ex House Of Lords, Quiet Riot, entre otros, Sean McNabb en bajo y Jon Levin en guitarra, Dokken intenta, con este lanzamiento, recuperar el terreno perdido en los últimos años, después del discreto Lightning Strikes Again (2008). 
En los últimos tiempos algunas bandas pioneras del hard en los ochentas tuvieron el buen tino de editar algunos discos más que interasantes tales los casos de Ratt con su Infestation (2010) ó Warrant con Rockaholic (2011), y en especial Europe quienes vienen desde su reunión en 2004, entregando una serie de trabajos soberbios y que los han vuelto a colocar en la consideración general, tanto del público como de la crítica. Contrariamente Dokken, en este caso juega una carta poco arriesgada y si bien Broken Bones lejos está de ser catalogado un mal disco, es más de lo mismo, ó sea, hard rock ochentero, fiel a sus raíces pero absolutamente predecible. De todas maneras canciones como Best of Me, Blind, Empire, contienen resabios de aquella mágica década, donde la banda le peleaba el cetro a cualquiera con joyas como Tooth And Nail, Back For The Attack, ó Under Lock And Key. Una vez más la banda se esfuerza por recrear el sonido de sus días de gloria, sobre todo a la hora de las guitarras de Jon Levin quién poco disimula la intención de sonar tal cual lo hacía George Lynch, repitiendo sus clichés y fraseos de manera notoria. Por su parte Don, al borde de los 60, evidentemente no es el cantante de otrora y se nota que sabiendo las limitaciones lógicas del paso del tiempo, predomina en tonos bajos, parejos, sin excesos, y en cuanto a lo personal, sale airoso en el balance final.
Indudablemente el punto a mejorar ( si es que hay otra chance en el futuro) es la composición, y jugarse a recuperar la originalidad, pero me temo que sin Lynch como ladero, es casi una cosa juzgada. Para muestra solo nos queda recorrer los discos con y sin George, para darnos cuenta cuan necesarios son el uno para el otro a la hora de crear. Y en tren de ser justos, convengamos que a excepción del primer disco de Lynch Mob, Wicked Sensation (1990), ninguno de sus otros trabajos alcanzó el nivel que logró cuando estaba en Dokken.
Por lo demás, estamos ante un disco apenas correcto, por momentos demasiado predecible, tal es así que canciones como Fade Away, nos recuerda  en demasía a aquella gema llamada Dream Warriors, pero sin la magia de antaño. Ni siquiera las baladas, punto fuerte de la banda en sus años dorados, pueden sacudir la monotonía que ronda a lo largo de la placa.
Veremos que depara el futuro para la banda, y las consecuencias de este nuevo disco. Algunos rumores indicaban a este Broken Bones como el último, y en cuanto a su resultado por lo que pude recabar por ahí, no soy el único que piensa, que en cierta forma, Dokken se ha quedado en el tiempo y probablemente aún esté esperando un guiño de George Lynch, para que el panorama tenga otro color. Ambos se merecen, al menos, una chance más. 6/10



Sean Mc Nabb, Mick Brown, Don Dokken, Jon Levin
 Broken Bones

  1. Empire
  2. Broken Bones
  3. Best of Me
  4. Blind
  5. Waterfall
  6. Victim of the Crime 
  7. Burning Tears 
  8. Today
  9. For the Last Time
10. Fade Away
11. Tonight






jueves, 6 de septiembre de 2012

Colección de Libros de Heavy Metal - Parte 2 -

Desmpolvando mi biblioteca de a poco, vuelvo con la segunda parte de esta muestra que forma parte de mi colección de libros del genero.
Hoy les toca el turno a un par de publicaciones en inglés que fueron adquiridas allá lejos y hace tiempo, y lo curioso es que en cada uno  de estos casos, se trató siempre de liquidaciones, donde por lo general una mesa atestada de este tipo de ediciones se ofrecían a precios irrisorios.

HM A-Z THE ULTIMATE HEAVY METAL ENCICLOPEDIA

Aquí estamos con un libro, que como su nombre lo indica hace una suerte de enciclopedia, donde por orden alfabético repasa más de un centenar de biografías de diversas bandas y/ó solistas dentro de un abanico muy amplio. Como clara muestra de esta diversidad  el libro comienza con la cantante canadiense Lee Aaron, para terminar con los magníficos ZZ Top. A lo largo de sus 112 páginas pasamos por Iron Maiden, Motorhead, Rainbow, Venom, por nombrar claros exponentes del estilo, para pasar al extremo de leer las historias de bandas como Loverboy, Reo Speedwagon, Toto,  Cheap Trick ó Pat Benatar (?). Uno sin dudas podría preguntarse cuanto hay de metal en estos últimos, pero el autor, el cronista de la mítica revista inglesa Kerrang !! se ve que tenía una amplísima consideración en cuanto a las vertientes del genero y decidió incluirlos. Editado allá por 1985/1986, además de un sencillo resume de las historia de los artistas, también contenía las discografías oficiales hasta el momento de la edición. Completamente en blanco y negro, no dejó de ser una fuente de consulta permanente, y hoy en día, podría decir que es uno de esos objetos preciados y prácticamente inconseguibles.

SCORPIONS - Metal Manía Collection - 

En 1984 los germanos estaban en la cresta de la ola. La aparición de Love At The First Sting, y hits como Bad Boy Running Wild, Big City Nights ó la balada por excelencia Still Loving You, habían catapultado a los teutones a jugar en ligas mayores y la gira de dicho disco los llevó a recorrer Estados Unidos de costa a costa como actos centrales en diversos festivales, y contar con teloneros como Bon Jovi, y Vandenberg, entre otros. Producto de esa gira fué el lanzamiento del disco en vivo World Wide Live.
Fué en ese, ya lejano 1984 que la colección Metal Manía le dedicó esta edición a Scorpions, donde en apenas 25 páginas muestran a manera de vuelo rasante una serie de fotos de gran calidad desde donde grafican en cierta forma la historia de la banda hasta ese momento, incluída, obviamente la primerísima època, a fines de los 60, Klaus Meine, Rudolph Schenker y Uli Jon Roth trataban de emerger a la consideración del público. Con una suerte de currículum vitae de los miembros que en aquel 84 formaban parte de Scorpions y un sencillo raconto de su discografía, esta revista / libro, deja como resumen una serie de imagenes increíbles, que de no haber sido por mi costumbre a conservar este tipo de material de la mejor manera, seguramente hubieran tenido como destino las paredes de mi cuarto.

METAL AGE - THE HEAVY METAL PHOTO    BOOK

También de origen inglés, este libro de casi 100 páginas, no es sino una muestra fotográfica perfecta de la mayoría de las bandas que al momento de su aparición, 1985, dominaban la escena metalera mundial.
Desde la intimidante portada con Blackie Lawless, en su interior tienen su lugar Ozzy, Saxon, Motley Crue, Michael Schenker, Whitesnake, Venom, Dio, Deff Leppard, Black Sabbath, y vaya coincidencia también hay espacio, una vez más para Loverboy, y Pat Benatar. Por lo demás, la impecable edición raya la perfección con fotografías de gran nivel, incluso las editadas en blanco y negro tienen un encanto especial.
Tengamos en cuenta que en aquellos años en Argentina no teníamos otra cosa que no fuera la Revista Metal, que no era precisamente un referente, en cuanto a la calidad de impresión y sobre todo la elección de las imágenes.

Reitero que cada uno de los ejemplares que acabo de exponerles, fueron liquidaciones, casi regalos de viejas librerías céntricas que no veían en el metal un negocio demasiado rentable.
Hay más, mucho mas, para compartir en próximos posteos.

jueves, 30 de agosto de 2012

Iron Maiden: Nuevas Ediciones De Sus Clásicos

Ideal para coleccionistas, el próximo mes de Octubre, EMI volverá a editar los ocho primeros discos de la Doncella, en formato vinilo. Remasterizados desde sus cintas originales, las placas contendrán una carpeta con imágenes inéditas de la época y abundante información.
La cronología para las ediciones arranca en el 15 de Octubre con las dos primeras placas: Iron Maiden y Killers, seguidamente en Noviembre será el turno de The Number Of The Beast y Piece Of Mind. En el inicio de 2013 verán la luz tanto Powerslave como el mítico doble en vivo Live After Death, mientras que a fin del mes de Febrero, Somewhere In Time y Seventh Son Of A Seventh Son, cerrarán el círculo de estas fantásticas novedades.
Dichos lanzamientos están previstos dentro el ámbito de la nueva gira mundial de Iron Maiden, llamada Maiden England, la cual rememora aquella que en 1988, y bajo el mismo nombre, significó la presentación de Seventh Son Of A Seventh Son.
Actualmente la banda sigue recorriendo el tramo americano de dicha gira, y el setlist está comprendido por las siguientes canciones:
Doctor Doctor (UFO song)  - 1.Moonchild  - 2.Can I Play With Madness - 3.The Prisoner  - 4.2 Minutes to Midnight  - 5.Afraid to Shoot Strangers - 6.The Trooper - 7.The Number of the Beast  -8.Phantom of the Opera - 9.Run to the Hills - 10.Wasted Years - 11.Seventh Son of a Seventh Son - 12.The Clairvoyant - 13.Fear of the Dark - 14.Iron Maiden - Encore Churchill's Speech  - 15.Aces High -16.The Evil That Men Do - 17.Running Free - Always Look on the Bright Side of Life (Monty Python song) . Este setlist es el que sonó en el Cynthia Woods Mitchell Pavilion, The Woodlands, Texas, USA, el pasado sábado 18 de Agosto.
Para el año próximo está prevista la llegada, una vez más de Maiden a la Argentina, además de Brasil, Puerto Rico, México, Chile y Colombia


En 2013, una vez más, Maiden pisará suelo Argentino






viernes, 24 de agosto de 2012

Dream Theater - Estadio Luna Park, Lunes 20 de Agosto de 2012 -

Cuarta visita de Dream Theater a estas tierras, y una vez más deslumbraron.
En el ámbito de la gira titulada A Dramatic Tour Of Events, Petrucci & Co. cerraron el pasado Lunes en el Luna Park, la serie de tres shows en nuestro país, que abrieron el Viernes 17 en Córdoba y que redondearon en el mítico estadio porteño, los pasados Domingo 19 y Lunes 20 de Agosto.
Una noche desapacible, lluviosa, me llevó al estadio casi una hora y media antes de la hora estipulada para el comienzo del espectáculo, espera, que a decir verdad, se tornó por momentos un tanto monótona en especial por no haber, extrañamente banda soporte contrariamente a su vista de Marzo de 2010 cuando Bigelf se encargó de abrir la velada.
Lentamente el recinto fue completando su capacidad hasta que a la hora señalada, y puntualmente a las 21.30, se apagaron la luces y empezó a sonar la intro Dream Is Collapsing. Una sencilla puesta en escena, tres dados en forma de pantalla por sobre el escenario y otras cuatro (dos por lado) a los costados del mismo eran todo lo que había para ver, antes de escuchar.
Se sabía que estas dos presentaciones iban a ser filmadas para la posterior edición de un DVD, a editarse, seguramente en 2013, Para tal fin dos cámaras aéreas recorrieron permanentemente el estadio para captar el clima de emoción y entrega que durante dos horas y media se haría latente en el lugar.
Bridges In The Sky, de su último disco A Dramatic Turn Of Events sería el furioso arranque de una banda dispuesta a todo. El sonido, rayaba la perfección a no ser que por momentos, al menos en mi opinión, la voz de La Brie, quedaba un tanto relegada, por la potencia y el volumen del mismo. Con el transcurrir de la noche, dicha sensación terminaría desapareciendo. Sin dar descanso, These Walls (de Octavarium) y Build Me Up, Break Me Down mantenían la energía, con Petrucci, Muyng y Jordan entrelazando contrapuntos tan feroces como melodiosos. A esta altura, el nuevo integrante Mike Mangini, demostraba que los zapatos de Portnoy, no le quedaban tan grandes como uno sospechaba y daba clarísimas pruebas de estar a la altura de las circunstancias. De hecho, y a la hora de su solo, se llevó una ovación, que a decir por lo que las imágenes demostraban lo sorprendió y emocionó de igual manera. Aún así, sigo sintiendo que Mike Portnoy es irreemplazable, y que parte del alma de Dream Theater se fue con el.  La balada This Is Life, fue el primero momento calmo de la noche y que afortunadamente no sería el único.
De más está decir que a esta altura la banda tenía desde hacía rato a toda la audiencia cautivada, y absolutamente rendida a sus pies. Indudablemente John Petrucci fue a lo largo de la noche quién se llevó la muestra de devoción más grande de la gente,  producto de lo que el tipo entregaba desde sus prodigiosas seis cuerdas.
Caught In A Web (de Awake), y Lost Not Forgotten, volvieron a encender la noche, que aún depararía una serie de sorpresas, que al menos no estaba en los planes de quién suscribe. La mitad del show, y tras en citado solo de batería, se cerraría por así decirlo, desempolvando A Fortune In Lies, de su inolvidable disco debut de 1989.
Escenario a oscuras y tres violinistas y un violonchelo (todos músicos argentinos) hacen su ingreso, para acompañar a John Myung y James La Brie para dos hermosas versiones acústicas de Wait For Sleep y Far From Heaven, donde el cantante muestra su lado más versátil. Nadie puede discutir su caudal de voz, su presencia, y su ductilidad, pero a gusto personal, cuando baja un cambio, cuando puede hacer gala de su cadencia es cuando más me llega y a veces en los tonos más altos siento que gana cierta monotonía. A pesar de los casi 21 años que lleva en la banda, siempre pensé, y no me pregunten porque, que cuando deciden reemplazar a Dominici, antes del, ya a esta altura legendario Images And Words, había una serie de voces de más porte y nivel, para hacerse cargo de semejante lugar. De todas maneras y visto como  ha continuado la historia, poco crédito puede tener mi opinión hoy en día y es más que probable que esté equivocado. 
Tras la calma, llega Outcry con su sutil mixtura de climas a partir de la guitarra de Petrucci, a esta altura, dueña absoluta de la noche, dando paso al solo de Jordan, que sirve de aperitivo para una, al menos para mi, de las sorpresas de la noche Sorrounded, aquella sublime balada de Images And Words, que pareció trasladarme a 1992, puesto que fue la canción con la cual conocí a la banda, y que en cierta manera marcó el camino. Retorno a la actualidad con On The Back Of Angels, otra pieza del último disco y no sería la última. Llega el momento de War Inside My Head y The Test That Stumped Them All, desde Six Degrees..con toda su parafernalia de cambios de ritmos e intrincadísimos riffs, que sonaban con la precisión de un reloj suizo.
A sabiendas que estábamos cera del final y ya habíamos pasado las dos horas de show, La Brie, presenta, lo que en mi criterio fue el momento de la noche The Spirits Carries On, colmó el recinto de una emoción única, y al girar mi cabeza comprobé las lágrimas en más de uno, hombres, mujeres, jóvenes, y no tanto. Las mismas lágrimas que yo mismo había dejado caer la primera vez que vi a la banda tocar este tema en aquella primera visita a fines de 2005 en el estadio GEBA. Y mucho tiene que ver la profundidad de una letra que nos lleva a pensar que habrá más allá el día que no estemos en este mundo, sumado al solo de Petrucci, el que sigo sosteniendo como de los mejores que escuche en mi vida. Lo que no puedo entender es como todavía hay gente que se atreve a prender los encendedores y mover las manos de un lado al otro, como si estuvieran viendo a Ricardo Montaner, sabiendo que la esencia es otra, y por sobre todas las cosas, estamos ante MÚSICA con mayúsculas. Bien podría haber terminado todo ahí, que nuestras almas ya estaban redimidas, sin embargo vuelven a A Dramatic Turn Of Events, para cerrar con la genial Breaking All Ilusions, para el fin de la fiesta.
Saludos breves, y a la espera de los bises, que termina siendo otra gran sorpresa, ya que venían cerrando con Metropolis Pt 1 The Miracle And The Sleeper, ó al menos así había ocurrido la noche anterior en este mismo estadio ó un par de días antes en Córdoba. En el reparto a los que estuvimos el Lunes nos tocó quizás el clásico más reconocido de Dream Theater, Pull Me Under, que fue vociferado por el estadio entero y terminó por redondear un show tan increíble, como perfecto, y más allá que la banda en sí misma es garantía para que eso ocurra, jamás deja de asombrar, como cinco músicos talentosos pueden crear algo tan fantástico, que seguramente será incomprendido por muchos. Algunos de esos que no entienden, suelen cuestionarme como puedo escuchar ó ver bandas que tienen canciones de 15/20 minutos. Pero prefiero no explicarlo, porque sé que no lo entenderían, además no hace falta y está bien que así sea, ellos en su mundo y nosotros en el nuestro.
Sensaciones como las vividas este 20 de Agosto, no son para cualquiera.






Programa Oficial del Show en Argentina - Agosto 2012 - 


Dream Theater - Estadio Luna Park, Buenos Aires, Argentina 
                            Lunes 20 de Agosto de 2012 -
                                                   Setlist:

                                 1 -  Bridges in the Sky 
  2 - These Walls 
  4 - This is the Life 
  5 - Caught in a Web 
  7 - Drum Solo 
  9 -  Wait for Sleep 
11 - Outcry 
12 - Surrounded 
18 -  Pull Me Under 

viernes, 27 de julio de 2012

Colección de Libros de Heavy Metal - Parte 1 -


Heavy Metal Argentino
Frank Blumetti / Carlos Parise - (1993)
 194 Pàginas - 

Este post tiene por objeto compartir parte de la colección de libros acerca de la música que nos identifica.
A través de los años siempre tuve claro que además de la música, era indispensable la información de la misma, así que además de procurar permanentemente discos, también consideré, siempre que fuera factible, la idea de acompañar con libros, revistas y todo tipo de información gráfica.
Aquí vamos a encontrar algunas de estas pequeñas joyas que forman parte de mi colección y en cada caso, tratar de contar brevemente cuando, como y en que circunstancias estos libros llegaron a mí.
En primer término, tenemos un libro editado en el año 1993, titulado Heavy Metal Argentino, cuyos autores son Frank Blumetti y Carlos Parise, ambos integrantes del staff de la benemérita revista argentina Madhouse, que marcara una época en los 90, y fuera la contracara de la, para entonces Metal.
El libro abarca, a través de historias, reportajes, y una serie de fotos, desde 1980 a la fecha de edición, en lo que fue, posiblemente el primer libro dedicado al genero en nuestra país, y hoy en día es un ejemplar muy difícil de conseguir.
La Historia de V8, según la ex esposa de
Ricardo Iorio. - (1994) -
168 Pàginas - 

No mucho tiempo después, en 1994, ve la luz "V8 - Un sentimiento, Historia de la Banda Precursora del Heavy Metal Argentino ". Si había una banda que merecía una biografía y un repaso de su historia, era precisamente V8.
Escrita por laque en aquél momento era la esposa de Ricardo Iorio, Ana Mourín, el libro recorre cada una de las aristas de la historia de la banda madre del metal Argentino. Desde aquellos primeros ensayos, en plena Dictadura Militar, el épico show En B.A. Rock 1982, quizás la carta de presentación de V8 ante el gran público, hasta todas las vicisitudes que formaron parte de la grabación de sus míticos tres discos, la ida de Civile y Rowek, el efímero paso de Giardino, la llegada de Rodán y Cenci y el inevitable final en 1987.
Repleto de información, fotos inéditas, Un Sentimiento, tiene quizás un única contra, por llamarlo de alguna manera y es que el relato es por momentos demasiado parcial, ya que predomina el punto de vista de Iorio, como protagonista exclusivo de la historia.
Así y todo es un documento clave para transitar un camino inexcusable a la hora de hablar de Heavy Metal en la Argentina.

Unos años antes, allá por 1990, la Editorial Magendra, responsable de la Revista Metal, a través de una serie llamada Colección Platinum, publicó una especie de Biografía de Iron Maiden, aprovechando el éxito de la Doncella en la Argentina, y si no me equivoco, es esta la primera edición de la historia de la banda en nuestro país.

Primera Biografía de Maiden, editada en
Argentina en 1990 - 85 páginas - 

Totalmente en blanco y negro, a excepción de un par de mini posters en colores, el libro recorre desde 1975 y hasta la fecha de edición, de forma prolija, la carrera de Iron Maiden, pasando por los cambios, Rock In Río, el suceso mundial, a partir de la edición de The number Of the Beast, una serie de declaraciones recopiladas de los integrantes de la banda, unas páginas dedicadas a la discografía comentada, donde incluyen algunos reviews de revistas especializadas como Kerrang, ó Sounds. Incluye también, una muy prolija descripción de los singles con sus correspondientes números de catálogo, fecha de edición y en algunos casos puestos del ranking británico alcanzado.
El libro finaliza con lo que en aquellos días era la novedad y le dedica un par de páginas a The Adventures Of Lord Iffy Boatrace, el primer libro de Bruce Dickinson.
En definitiva, y para lo que era la época, Iron Maiden, La Historia completa De una Leyenda, a través de sus 85 páginas, hace honor al título y nos ofrece un producto final más que digno. Lejos de ser indispensable , no deja de ser una edición de consulta , atento la prolijidad de su edición.        

sábado, 21 de julio de 2012

Vinilos de Colección En Video - Parte 1 -

Durante mucho tiempo, y antes de la explosión y masividad de Internet que nos dio la chance de acceder a la música de una manera directa, los únicos medios que teníamos para obtener nuestra música era indefectiblemente, recorrer disquerías en búsqueda de lo que tanto nos gustaba. Cuando los precios era inaccesibles, nos quedaba la posibilidad de recurrir a aquellas cuevas donde por un módico precio te grababan el disco en cassette. También el mítico Parque Rivadavia era el lugar donde nos concentrábamos en búsqueda de la novedad, de lo clásico, de lo inconseguible. Esta primera parte, tiene por objeto mostrarles, en cierta forma, parte de mi colección de discos, como para que podamos recordar, y porqué no, anhelar aquellas viejas épocas. Hay mucho por compartir .Espero lo disfruten.

video



video


video


video

video
























viernes, 22 de junio de 2012

Festivales Metálicos de Primavera, 29 y 30 de Septiembre de 1984 - Jornada de Cierre -



A pesar de todos los inconvenientes, las demoras, las improvisaciones, para la segunda y última jornada del Festival, volvimos a estar presente en el Club Atlanta, dispuestos a disfrutar del evento, y esta vez con las bandas menos importantes, por así decirlo, pero con la garantía que V8 sería el responsable de cerrar la velada.
Una vez más un gris plomizo pintó la ciudad, y al llegar notamos un incremento de público, quizás por obra y gracia de lo que sería el final del día.
El puntapié inicial correspondió a Belcebú, y la grata sorpresa de una clara diferencia de la calidad de sonido, que sin ser brillante, al menos cubría decentemente las mínimas exigencias para un espectáculo de estas características. Marcelo Generoso (Voz), Ricky Zàccara (Guitarra y Voz), José Cifelli (Bajo), Marcelo Záccara (Batería) y Sergio Guerrera (Guitarra), lograron completar un set prolijo y que la gente supo retribuir con aplausos. Convengamos también que para la época, Belcebú venía girando con continuidad por el circuito de Pubs del Gran Buenos Aires, lo que les estaba dando un rodaje interesante y les permitió salir airosos de la difícil tarea de abrir el fuego.

Belcebù
Como había dicho antes, en este segundo día, la producción, algo más aceitada tuvo el tino de poder rearmar el escenario entre show y show, mucho más rápido que el día anterior y esto no solo ayudó a las bandas sinó que también logró  mayor predisposición del público.
El segundo turno fue para Valdragon quienes lamentablemente no tuvieron la suerte de la banda anterior y su presentación pasó practicamente desapercibida. Cabe hacer mención que en dicha banda tocaron en su momento, el Tano Claudio Marciello y Beto Ceriotti, pilares del metal actual desde las filas de Almafuerte.
Las cosas no levantarían demasiado con la salida de Nosferatu, también abrumados por una serie de problemas técnicos, les hizo la cuestión cuesta arriba

Gran Mamut
Para  la siguiente banda, tenemos para comentar la curiosidad de Festival, ya que uno de los músicos de Gran  Mamut, casi no pudo tocar por falta de equipo (?). Así y todo, pudieron capear el momento con personalidad y la gente así lo hizo saber. Con un estilo más cercano al Rock Pesado que al Metal, la banda conformada por Ernesto Sandoval (Voz), Darío Rossi (Bajo), Antonio Cascardo (Guitarra), y Carlos Koelln (Batería), cumplió su objetivo.
Dhak, quienes eran los próximos de la grilla, resultaron la sorpresa del Festival. Liderados por Alejandro Roldán en guitarra y el ahora vocalista de Tren Loco, Carlos Cabral, fueron quienes, por primera vez en la tarde/noche lograron unanimidad en la gente, quien siguió el set con mucho entusisasmo. 

Dhak, la revelaciòn del Festival Metálico 1984


Profesionales, los Dhak, lograron en este evento un gran reconocimiento, y podríamos decir que fueron los triunfadores del fin de semana. Se sabe que Roldán continuó batallando con la banda en los años posteriores y hasta nuestrtos días, pero lamentablemente jamás pudo superar el estigma de la banda de segunda línea, más allá del  merecimiento, sin dudas innegable. Jorge Olivier (Bajo) y el baterista Luis Sánchez, fueron los otros músicos con los Dhak, salió a escena aquella primevera.
Estabamos ya en las postrimerías, cuando ya entrada la noche, aún quedaban tres bandas. La primera de esas tres resultó un verdadero fiasco. Todo lo bueno que nos había dejado Dhak desapareció con la actuación de 666. Enrlolada dentro de lo que podría ser Black Metal, Udo (Voz), Marcelo Nicocia y Walter Celli (Guitarras), Adrián Chillemi (Bajo) y El Brujo en batería, jamás pudieron encontrarle la vuelta y lo que se vió y sonó sobre las tablas, fué un sinfín de desprolijidades, envuelta en una bola de ruido que no transmitía absolutamente nada. Quizás 666 terminó siendo lo más pobre de ambos días.

666
El paso siguiente correspondió a una de las bandas que en su momento llegó al disco. Estamos hablando de Thor, quienes por suerte, levantaron el nivel después después de lo que habíamos visto un rato antes. Liderado por el violero Tarkus Albanesi, Thor presentó temas que tiempo más tarde formaron parte de su único álbum El Pacto, editado por Umbral. Los otros músicos fueron el vocalista Horacio Cornejo, Marcelo Langeneker (Guitarra), Charly Alvarez (Batería) y la bajista Mabel Díaz. Al momento, y sabiendo quienes cerrarían, Thor tuvo la complicidad de un público, cada vez más ansioso, que supo disfrutar a la banda de Tarkus.

Thor
Todo estaba listo para el fin de fiesta, sin embargo, pasaban los minutos y V8 no salía a tocar. En realidad sucedía que ni Gustavo Rowek, ni Zamarbide habían llegado al estadio, lo que ante la demora, empezó a alterar a la gente, ansiosa por recibir a la banda de Ricardo Iorio. Tal era la excitación del público que el mismísimo Pappo tuvo que salir a calmar las aguas junto a Iorio.
Una vez que el resto arribó, V8 arremetió y salió a repasar su disco debut y presentar la placa que estaba terminando de grabar en esos días Un Paso Más En La Batalla. Como estaba previsto el Carpo subió a la hora del clásico Hiena De Metal. Obviamente la esfervesencia estaba al límite con el público cantando y pogeando como nunca antes en estos dos días. Con mi precaria cámara fotográfica de la época, con las antiquśimas lamapritas para el flash intenté retratar el momento que logré inmortalizar en un par de oportunidades. Lamentablmente el tiempo, las mudanzas y demás, hicieron que tan solo me quedara una instantánea de aquella noche, la que retrata el fin del presente posteo.
Casi 30 años más tarde, con algunos recovecos de mi memoria intactos y la ayuda de ciertas notas de la época, traté de darle un toque personal a esta nota, para compartir con aquellos que lo vivieron, y con quienes le contaron como iba la historia en aquellos días. Disfruté mucho recordando y escribiendo, ojalá suceda lo propio con uds.
Osvaldo Civile, retratado por un servidor. La escencia misma
del Metal






jueves, 21 de junio de 2012

Geoff Tate abandona Queensryche

En las últimas horas se habría confirmado el alejamiento de Geoff Tate, histórico vocalista de la banda de Seattle.
Al respecto el baterista Scott Rockenfield declaró : "Indudablemente las diferencias musicales y creativas que en los últimos tiempos hemos tenido con Geoff, han llegado a forzar esta desición, que en definitiva será la mejor para ambas partes y así poder continuar creando buena música. De más está decir que le deseamos lo mejor para sus futuros proyectos"
El reemplazante de Tate es el vocalista de Crimson Glory, Todd La Torre, y en la web oficial de Queensryche se pueden ver una serie de conciertos a  realizar en un futuro cercano.
En cuanto a la actividad del ahora ex cantante de Queensryche, se sabe que está presentándose como solista y preparando un nuevo álbum, como sucesor del editado en 2002, llamado simplemente Geoff Tate.
En definitiva se cierra una etapa que desde la partida de Chris De Garmo en 1997, ha tenido más tropiezos que pasos firmes, con una serie de discos que jamás llegaron a tener el nivel de los editados en su primera etapa (1985-1991), en una constante búsqueda de cambios que jamás llegaron a buen puerto. El último intento de resurrección, al menos para mí fue la edición de la continuación de aquella gema atemporal, Operation Mincrime (1988), que en 2006 con su segunda parte no pudo recuperar el terreno que la banda había perdido hacía ya bastante tiempo.
Esperando que la sangre nueva, le aporte a Queensryche parte de las ideas perdidas y así poder volver a disfrutar de una banda que al principio de los 90 tenía todo para comerse al mundo y sin embargo perdió el rumbo.


                               Tokyo 1985 , Queen Of The Reich.


         Suite Sister Mary, el cénit de la carrera de Queensryche. 
         En vivo 1991, junto a Pamela Moore. Operation Livecrime.




Queensryche, versiòn 2012 con Todd La Torre
                                   

miércoles, 13 de junio de 2012

Festivales Metálicos de Primavera, 29 y 30 de Septiembre de 1984

Afiche promocional del Festival
En lo albores de la década, como ya lo había comentado en algún post anterior, tener una banda de heavy metal en Argentina, era sin dudas un mojón cuesta arriba en todo sentido, pero principalmente en lo referente a poder tocar en vivo. Si además, consideramos que muchos de lo grupos no contaban lo suficientemente bien equipados,entonces las expectativas para darse a conocer, eran ínfimas.
Sin embargo allá por Septiembre de 1984, alguien tuvo la sana idea de realizar, con motivo de la llegada de la primavera un evento al que se llamó Festival Metálico de Primavera, y el lugar elegido para su realización, fue el Club Atlético Atlanta, emplazado en pleno corazón de la Capital Federal y de fácil acceso, cualquiera fuera el destino de origen. El escenario se armó en el Microestadio del club, una especie de  cancha de básquet descubierta ó algo similar, ó sea que las jornadas se realizarían al aire libre. Originalmente el Viernes 21 se haría la apertura y al día siguiente, Sábado 22, la segunda y última jornada. Lamentablemente para ese fin de semana, el clima no acompañó y debido a las lluvias que hostigaron a Buenos Aires, el evento se postergó una semana, y el sábado 29 de Septiembre, finalmente se llevó a cabo el comienzo del festival.
Ese sábado, si mal no recuerdo fue un día gris, caluroso y de mucha humedad, ideal para las camperas, las muñequeras y las botas. pero para el estoico metalero, no es un impedimento si de defender la fé se trata. Llegamos temprano, casi con la primer veintena de fieles, sin saber lo que habría que soportar, en cuanto a espera para poder disfrutar de un evento que lamentablemente tendría en ésta, su única edición.
El hielo lo rompió Tonelada, a quienes el sonido les jugó una mala pasada ( no serían los únicos), ya que a lo largo del día, el tema sería una complicaciòn para la gran mayoría, por no decir todos. A continuación salió a escena 6L6, que por aquellos días tenia cierto rodaje en el circuito de shows capitalinos . Integrado por Jorge Bouzòn (voces), Pelusa Sufloni (guitarra), y dos músicos que con el tiempo adquirirán  renombre dentro del Rock Argentino, como el caso de el baterista Patòn Cimino, quién años mas tarde formaría parte de Kamikaze, una de las tantas bandas de Pappo, Celeste Carballo y ùltimamente, Tristemente Célebres, y el bajista era Guillermo Sànchez, el mismo que acompaña a Giardino en Rata Blanca, desde sus inicios. 6L6 fueron los primeros en levantar el ánimo de la gente, que de a poco iba acudiendo al estadio.Un problema sin solución a lo largo de todo el evento fue la demora entre banda y banda, que demandaba más tiempo que el asignado a cada grupo, que era de media hora a excepción de los actos de cierre.

6L6 - Pelusa Sulfoni, Jorge Bouzòn, Guillermo Sànchez y
el Patón Cimino
Continuó 100 DB, cuyos cantante y violero eran dos viejos conocidos del genero, como Enrique Gòmez Yafal, y Miguel Oropeza, a posteriori líderes y mentores de la primera época de Kamikaze. No sé porque, tampoco estoy en condiciones de recordar las causas, pero 100 DB no tuvo en aquél momento una buena acogida y por momentos fueron abuecheados, lo que determinó, en definitiva una olvidable presentación. Nada hacía prever que unos años más tarde, esos mismos músicos brindarían productos de muy buena factura, ya formando parte de los históricos Kamikaze. El turno siguiente le correspondió a Super Ratón, comandado por Gustavo Notto en guitarra, y con la particularidad de presentar una vocalista femenina, algo absolutamente atípico, al menos en Argentina, en aquellos años. Notto, con el correr de los años, también logró cierta notoriedad en el espectro musical nacional e incluso tuvo, en al mítica revista Riff Raff, una sección desde donde aleccionaba a aquellos que querían empuñar una viola. La actuación de Super Ratón estuvo plagada de inconvenientes, obviamente con el tema de sonido, y una vez más, el público hizo saber su descontento al respecto, a pesar de los esfuerzos de Notto por demostrar su virtuosismo.

100 DB , liderada por Enrique Gòmez Yafal
Una vez más, la demora entre banda y banda volvió a hacer mella en la gente que a esta altura, empezaba a demostrar signos de impaciencia. Ya había oscurecido para cuando el trío Hangar salió a escena.Con un  rock and roll pesado, armonioso, potente Hangar despertó a la audiencia. Formado por Juan Heit (bajos y voz), Hèctor Helguera (guitarra y coros) y Luis Lencina (batería y coros), la banda cumplió con creces y se retiraron al son de "Mil toneladas de rock and roll", con la sensaciòn del deber cumplido. Lamentablemente Hangar no pudo afirmarse y más allá de una serie de presentaciones, no llegaron a grabar y al tiempo terminaron separándose.

Hangar: El primer gran momento de la noche, a pesar del sonido
Después de tantas horas de música, los platos fuertes de la noche, estaban listos a ser presentados. En primer lugar fue el turno de Bloke, quienes para ese momento ya tenían en la calle el emblemático àlbum Demoliciòn, y asì lo demostrò la gente coreando cada tema. Con una buena puesta en escena y desde la imagen Bloke asaltò el escenario con mucha energìa, más allá de algunos desajustes propios del momento. Nestor Benegas "Billy" en voces, Marcelo Simoni y  Augusto "Speedy" (?) González en las guitarras, Daniel Parodi, bajista y el baterista Daniel Oropeza, recorrieron buena parte del vinilo y presentaron material del que sería su fallido segundo disco. Gonzalez, ya era miembro definitivo luego de haber reemplazado a Luis "Aladino"Escobar. Bloke terminó por levantar al público definitivamente, dejándolo con ganas de màs y como bis final volvieron a tocar Demoliciòn, sin dudas la identificaciòn del disco. Ahora despendería de Hellion, cerrar la noche de la mejor manera posible. 

BLOKE: Imagen y actitud,ademàs de la mùsica

Otra tediosa espera para el acto final de la jornada que estaría a cargo de Hellion, la tercera banda de toda la grilla que tenía un disco en la calle. Y estamos ante un caso especial ya que como lo había comentado en el post correspondiente, más allá de las buenas críticas recibidas por la placa, cierta parte del público sentía cierto rechazo, porque supuestamente no podían entender como una banda de heavy metal podía estar equipada decentemente, además de una imagen trabajada y por sobre todo que para presentar el álbum recorriera lo que habitualmente se llamaban "boliches bailables", casi como si se tratara de una herejía.
Eran casi la una de la mañana cuando Mario Ian y los suyos salieron a por todo. Es de destacar que a esta altura mucha gente había desertado, sobre todo despuès del show de Bloke. Los que nos quedamos pudimos apreciar a una banda hiper profesional que no escatimó nada sobre el escenario y desde esas pequeñas gemas como Panzer, Necesitamos más Rock And Roll ó Leyes, lograron cumplir largamente con las expectativas. Tuvieron tiempo para dar a conocer, al igual que Bloke, algún tema de un hipotético segundo disco, que todos sabemos jamás vio la luz. Lamentablemente, entre la precaria organizaciòn, las demoras, los problemas de sonido y el escaso público, el Festival Metálico de Primavera 1984, no tuvo la repercusión deseada, y fue cubierta por los pocos medios del género que existían en la época.
Falta aún el reporte del día siguiente, donde V8 sería el responsable de un verdadero fin de fiesta, y con el invitado que todos esperábamos, mientras tanto, estas vivencias, mis vivencias las que al recordarlas, parecen mucho más cerca que estos ya, añejos, 28 años.

Marcelo Michel y Mario Ian, los motores de Hellion, responsables de un dignísimo cierre de la primera fecha.



































































miércoles, 18 de abril de 2012

Hellion. Una historia efìmera...



Hellion, 1983: Ricky Medina, Mario Ian, Marcelo 
 Michell y Sunny Tinaro
Al comienzo de la década del 80, para una banda absolutamente ignota, grabar un disco era poco menos que un milagro y más si estamos hablando de heavy metal. Apenas Riff podía disfrutar de semejante privilegio y lo de V8 recién estaba germinando, como para todavía creer en lo que la banda de Iorio terminaría generando.
Hellion había comenzado allá por 1982, cuando el guitarrista y principal compositor Marcelo Michel, comenzó a darle forma a lo que en un futuro sería el único disco de la banda. Con el tiempo se incorporaron el cantante Mario Ian, quién a la vez se haría cargo de las letras y posteriormente cerraron filas con el bajista Sunny Tinaro y el baterista Ricky Medina.
Luego de una serie de ensayos (donde llegaron a compartir sala con V8), Hellion se encuentra con la posibilidad de grabar su álbum debut a poco más de un año se su formación, algo absolutamente impensado para la época. Lo curioso del caso es que al momento de la edición, la banda todavía no había hecho presentaciones en vivo.
El sello independiente  PAM, fué el encargado de producir el disco, que fué grabado en  Septiembre y Octubre de 1983 y editado en el segundo semestre del año siguiente.
Marcelo Michel, en Julio de 1984, declaraba a la Revista Kiss :"Grabamos en 138 horas en los estudios privados de Sandro. Una vez terminada la mezcla, me puse a trabajar con el arte de tapa, para el cual un dibujante se encargó de diseñar el logo. Por suerte, hasta el momento la aprobación es unánime. A todos les ha gustado el disco".
Cuando la placa vió la luz, fué una verdadera sorpresa. Acostumbrados a  producciones pobres, tales los casos de los inicios de Riff, ó los mismísimos V8, Hellion había logrado un mejor sonido a la hora del balance final, que sin ser una maravilla, estaba un par de escalones por sobre los citados, en lo que a produción se refiere.
Una vez editado, el grupo decide salir a presentarlo en lugares poco comunes para el público del metal. Las presentaciones en discotecas de la Capital Federal, tales los casos de Bwana, Mirage ó Skylab no fueron muy bien vistas por el grueso de los metaleros de la época. Esto y la imagen de la banda, que difería claramente del estereotipo metálico, les jugó claramente en contra y a pesar del muy buen nivel del disco, que ademàs habìa recibido buenas crìticas, no podrían recuperar ese terreno perdido.
De todas maneras a fines de aquél 1984 tuvieron a posibilidad de telonear junto a los sureños de Factor RH a Barón Rojo en una de sus míticas visitas en el Estadio Obras Sanitarias. De más está decir que no la pasaron bien por lo anteriormente citado, más allá de brindar un show más que digno. En aquellos días, solían dividirse entre los que eran de verdad y los que no, en cuanto a la escencia del metal, y Hellion, claramente estaban dentro de la segunda opción, vaya uno a saber gracias al designio de quién ó porque. 
Un par de meses antes, Septiembre para ser más precisos, habían formado parte del mítico Festival de Primavera, realizado en las instalaciones del Club Atlanta, donde llegaron a presentar algún material que iba a ser parte del malogrado segundo álbum.
Para 1985 había una gira por algunos puntos del interior del país, que se cancela y es a partir de ese momento el comienzo del fin. De hecho jamás pudieron presentar el disco como ellos querían, salvo esporádicamente en shows como los que anteriormente cité. 
"Tuvimos muchos problemas con los socios de nuestro productor. Por ejemplo, jamás se nos liquidaron como correspondían las regalías por las ventas del disco, que tengo entendido fueron bastante buenas. Esa situación explotó después del show de Obras con Barón Rojo." , declaraba Mario Ian a la Revista Metal en Mayo del 85.
Para entonces las diferencias entre el guitarrista Marcelo Michel y el resto de sus compañeros, se había tornado insostenible, a lo que había que agregar los problemas legales derivados, en parte por lo que marcaba el mismo Mario. El bajista Sunny Tinaro: " Me parece que si no hubiera sido por los problemas dentro del grupo, podríamos haber seguido adelante. Sucedió que la banda dejó ser una banda porque habia un músico que era el portavoz de Hellion, que terminó por decidir en forma individual todo lo referente a la banda" .Tenemos que reconocer que parte de la culpa es también de nosotros tres que en su momento no supimos aclarar las cosas con Marcelo  frente al grupo", en clara alusión al guitarrista. Por su parte Ricky Medina corrobora las palabras de su compañero diciendo:"La arrogancia de Marcelo que dejaba ver en cada nota y reportaje que le hacían, poco tenía que ver con el pensamiento y el sentimiento del resto de los músicos, ni lo que era realmente Hellion como banda".
Indudablemente los conflicos internos fueron sin duda el desencadenante para la disolución de Hellion. En un último intento de remontar la situación, al alejarse Sunny Tinaro, éste es reemplazado brevemente por July Ruth, quién a posteriori formaría Alakrán junto al vocalista.
En la misma revista y a manera de descargo Michel decía: "Hellion tuvo una carrera efímera, pero eficaz, retirandose con dignidad, y habiendo mostrado un producto de calidad a nivel musical. Seis meses de inactividad, es demasiado y ahí además de los problemas económicos, surgieron las diferencias musicales. Yo siempre quise darle a la banda un mensaje e imagen definidas. Obviamente nunca entre cuatro personas las ideas van a ser iguales, pero no por eso hay que confundir a la gente. A mi me gusta que todo tenga muy buen nivel, la magestuosidad. El problema es que hay personas que confunden magestuosidad con arrogancia"
Y así fué como después de casi de un año y medio de carrera y con un dignísimo disco en la calle, Hellion desaparece de la escena definitivamente.
Luego de la separación, Mario Ian es el que logra construír una carrera ascendente dentro del genero, primero con Alakrán y más tarde formando parte de Rata Blanca, para luego con sus proyectos propios como Devenir ó Ian.
El violero Marcelo Michel intentò regresar al ruedo con su propia banda, llamada Attake
July Ruth, acompañó la travesía de Alakrán hasta que ya entrados los 90's acompaño a Pappo, hasta sus últimos días, tanto sea como solista ó en diversas formaciones de Pappo's Blues. 
En cuanto a Ricky Medina y Sunny Tinaro, poco y nada se supo de ellos, al menos públicamente en lo estrictamente musical.
Hoy, a la distancia, al menos en lo personal, lamento la rápida desaparición de una banda que tenía mucho para dar y que había dem.ostrado su valía en el primer y único disco editado.
En 1999 dicha placa se reedita en formato CD y más allá de algunas especulaciones de la época en cuanto a una hipotética reunión, no quedó más que es eso, un simple rumor.
Queda el legado de ese único registro al que en su momento, màs allà de las cualidades musicales se le endilgò el tener una de las portadas màs feas en la historia del rock argentino.




Arte original de tapa de 1983
Reediciòn, 1999 en formato CD
Hellion en vivo en Atlanta, Septiembre de 1984


Contratapa del vinilo original, parte de mi colecciòn personal

Afiche promocional de la ediciòn del àlbum

Lados A y B del vinillo